La esposa de Javier León, una de las dos víctimas mortales del recital del Indio Solari en Olavarría, denunció hoy que «no hubo organización» en el espectáculo, calculó que había «más de 600 mil» concurrentes y aseguró que se vivió un «caos» durante el show.
La mujer, María José Suárez, cuestionó además la asistencia médica que recibió su marido, Javier León, de 42 años, al considerar que si le «hubiesen dado la atención» apropiada, no habría ocurrido el deceso.
Suárez, respecto de la causa de la muerte de su esposo, manifestó que los médicos le explicaron que fue por «presión» arterial, al tiempo que sostuvo que tras el fallecimiento de León quedó «sola, con dos criaturas», una de ellas que hoy cumple 17 años.

«Veinte años cumplimos con mi marido hace poquito de estar juntos. Siempre fuimos a los recitales tanto de los Redondos como del Indio. Estuvimos en los líos de Mar del Plata y siempre hubo organización. Esta vez, no hubo organización», denunció la mujer, oriunda de la ciudad de Los Polvorines, partido de Malvinas Argentinas.
Suárez, quien asistió al recital junto a su esposo y uno de sus hijos, amplió: «Yo compré una entrada en enero y fuimos (al espectáculo). Y a mí nadie me pidió entrada. No pasé controles, acostumbrada a diez cuadras antes a estar con controles (en otros shows del Indio)».
«No había la gente que se dice. Para mí, había más de 600 mil personas. Eso fue un caos», enfatizó.
Luego, cuestionó la asistencia médica que recibió su esposo y, en diálogo a la prensa, expresó: «Yo sé que, si nos hubiesen dado la atención (en tiempo y forma), yo no estaría en esta situación ahora».
«Pido ir en la ambulancia con él. Le exijo al médico ir con él y me dice: ‘No’. Cuando yo llego al hospital, mi marido estaba fallecido», relató Suárez. La esposa de la víctima, al ser consultada sobre el motivo del deceso de su marido, manifestó: «A mí me dijeron: ‘Es la presión’. Estaba pálido y transpiraba. Tenía ganas de vomitar. Estaba descompuesto».

 

Fuente: www.dyn.com.ar