Más de 1500 jóvenes asistieron a los talleres que realiza el organismo provincial en escuelas y clubes para desnaturalizar y reconocer situaciones de violencia en las relaciones de pareja. ¿Cómo se recorre el círculo de violencia que va desde el comentario hasta la agresión física? Amor romántico, celos y novios, en cuestión.
En una escuela de Berazategui, cincuenta chicos y chicas de quince años están sentados frente al escenario del salón de actos. Las sillas forman un semicírculo irregular. Hay algunas mochilas sobre el piso, afiches de colores en las paredes y una pantalla sobre la que se proyecta la frase: “Cortá a tiempo”. Adelante, Melina y Paz hablan entre ellas. Miran a los chicos y saludan. Durante dos horas van a conversar sobre relaciones de pareja violentas, violencia de género y lo que se esconde debajo de la idea de amor romántico.

El taller sobre noviazgos violentos “Cortá a tiempo” es una iniciativa de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires para tratar esta problemática en espacios donde los jóvenes desarrollan actividades, tanto en escuelas como clubes y centros culturales.

“Intentamos que sea un espacio de reflexión y visibilización de prácticas que, hasta el momento, para muchas personas son naturalizadas”, cuenta Melina, que junto a Paz es una de las coordinadoras de los talleres. “Uno de nuestros objetivos es que quienes vengan puedan identificar algunas conductas violentas dentro de sus vínculos personales”, explica.

Los talleres se realizaron entre agosto y noviembre de 2018 en escuelas secundarias de gestión pública y privada, centros culturales y comunales, iglesias, clubes de barrio, teatros, ONGs y gremios. Durante ese período se llevaron a cabo 32 encuentros y participaron 1585 jóvenes de entre 15 y 18 años del interior provincial y el conurbano.

“La decisión de priorizar a este grupo tiene que ver, en primer lugar, con los resultados obtenidos en una encuesta online realizada por la Defensoría, de la cual surge que 1 de cada 4 jóvenes ha vivido alguna situación de violencia en su relación de pareja”, dice Alejandra López, directora del Observatorio de Políticas Públicas del organismo y responsable del programa. Los datos recogidos en la encuesta confirman los de la línea 144, que indican que la mayor parte de denuncias proviene de esta franja etaria (8 de cada 10 llamadas en el 2017 fueron de personas entre 16 y 17 años).
Fuente: Defensoría del Pueblo