Con una masiva concurrencia se desarrolló ayer en el Teatro Español el acto en celebración por el Día de la Mujer que contó con la presencia de Estela Barnes de Carlotto, presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo y Taty Almeida, Línea Fundadora de Madres de Plaza de Mayo.

Durante el encuentro se realizó un homenaje a las esposas que acompañaron a los cinco intendentes de Azul desde la vuelta de la democracia: Carmen Vulcano de De Paula, Marta D´Angelo de Rodríguez, Ana De Benedictis de Barberena, Marcela Ripa de Duclós y Rita Núñez de Inza.

Además se presentó la cantante salteña, compositora y trabajadora por los Derechos Humanos, Sara Mamani y cerraron el festejo las azuleñas  Paula Villamayor y María Inés Maddío.

Previamente Estela de Carlotto y Taty Almeida fueron recibidas por el intendente José Inza en su despacho, en donde fueron declaradas visitantes ilustre y huéspedes de honor respectivamente.

En la ocasión brindaron una conferencia de prensa donde Estela Carlotto  destacó el cariño y el apoyo del Gobierno nacional, “somos reconocidas, respetadas y queridas», expresó.

Asimismo relató que «días pasados entré al Palacio de Justicia de Buenos Aires y observé que hay gente que nos recibe muy bien, cuando en la dictadura nos recibían mal, nos ofendían. Por eso ese día, entrar con el aplauso de la gente, con los mismos integrantes de la Corte que son todos amigos -pero no del amiguismo practicado para favorecer, sino del amigo que hace las cosas bien-, fue gratificante».

En este punto remarcó que “qué suerte llegar viva para disfrutar de estos 28 años de democracia -enfatizó-, con estos cambios que se dan todos los días”.

Al referirse a su relación con el Gobierno Nacional manifestó que “hay quienes nos critican porque dicen que hacemos política partidaria porque apoyamos, pero no la hacemos. Cuando alguien está ejerciendo con el voto popular para nosotros hay que respetarlo y son cosas buenas; el voto hay que apoyarlo, no es un partido, es una gestión la que se apoya».

En tanto señaló que “nuestra reivindicación fue paulatina, fue progresiva, fuimos avanzando porque nunca dejamos de caminar y siempre abrimos la casa de Abuelas para todo contacto con la sociedad. Fue una especie de docencia que, de hecho, la seguimos haciendo. Ese contacto algunos dirán que está bien y otros que no, pero cada uno tiene su forma. Seguro que quienes tenía dudas dirán: pero, esta señora no es tan bruja'».

En cuanto a algunas críticas que realiza la entidad al gobierno, Carlotto explicó que «nosotros expresamos nuestro desacuerdo para con la Presidenta hablando de lo que marcó cuando inauguró el Congreso, refiriéndose a los maestros que trabajan cuatro horas y tienen tres meses de vacaciones y no es así. Respetuosamente, los maestros no tienen tres meses de vacaciones, yo fui maestra; y sé lo que es llevarse la vida del chico a la casa de uno porque le pasa algo y uno quiere ayudarlo más allá de lo afectivo, y la actividad laboral obligatoria. O sea que alguien le dijo algo de hace 50 años y ella lo dijo para poner paños fríos a una situación lamentable, porque yo tampoco estoy de acuerdo en no empezar las clases, me da pena».

Respecto a lo que significa el matrimonio Kirchner para las Abuelas de Plaza de Mayo señaló que Néstor y Cristina «son como si fueran nuestros hijos, porque son generacionales, porque fueron perseguidos. No me olvido de la sensación que tuve cuando asumió Néstor Kirchner y nos invitaron al hotel donde se reunieron todos los ministros para ir en ómnibus al Congreso y vi la cara de sus ministros y era como estar con mi hija Laura. Por eso yo veo en ellos los sobrevivientes de esa dictadura que quiso matar ideas y que ahora las están poniendo en práctica. Así que a Cristina la siento como una hija”.

Por su parte Taty Almeida opinó que «nuevamente tengo el gusto de estar con muchos de los que hoy me acompañaron en esa charla tan conmovedora para mí por ver tanta gente joven. Porque desgraciadamente vamos quedando pocas, pero esa posta la van a tomar ellos cuando ya no estemos».

Finalmente, el intendente José Inza se mostró muy agradecido por la visita de estas dos mujeres y señaló que “primero quisiera que me pellizquen para ver si realmente no estoy soñando por tener estos símbolos presentes y juntas en Azul, acompañándonos hasta las lágrimas. Yo he sido parte de la época que les tocó vivir a sus hijos cuando estuve en La Plata estudiando, y si bien no tuve una militancia política, conocí y vi lo que estaba pasando y entiendo.

Cabe destacar que el intendente José Inza participó también de la disertación que dio Taty Almeida en el Centro de Investigación y Postgrado de la Facultad de Derecho de Azul.