La líder de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, pidió que se posponga el comienzo del debate sobre la despenalización del aborto, ya que consideró que hacerlo en la Cuaresma sería «un agravio para millones de judíos y cristianos».

La diputada nacional envió una carta al presidente de la Comisión de Legislación Penal, el macrista Daniel Lipovetzky, para solicitarle que el plenario de comisiones de este martes sea postergado.

«Por la presente, en virtud de que se ha convocado a una reunión conjunta de comisión para tratar la interrupción voluntaria del embarazo, quisiera referirle que estamos transitando un tiempo sagrado para muchos argentinos y no quisiera que el inoportuno tratamiento de este tema tan sensible se convierta en un agravio para millones de judíos y cristianos», sostuvo la legisladora.

En la misiva, la ideóloga de Cambiemos subrayó que su fuerza debatirá sobre ese proyecto de ley y brindará sus «razones en el momento en el que haya que darlo».

«Tenemos todo el año para hacerlo, pero empezar a tratarlo esta semana parecería una violación a los principios y pluralidad que exige un Estado democrático», concluyó Carrió. En ese sentido, a través de su cuenta de Twitter la diputada nacional remarcó que «son días de oración».

«Yo les pido que sean días de arrepentimiento y de oración, es lo único que salvará la Argentina», añadió.

Fuente: Noticias Argentinas