El ministro de Finanzas, Luis Caputo, se presentó hoy ante el Congreso y dio un informe sobre la situación de la deuda externa que, según explicó, es de «320.000 millones de dólares», y aseguró que el Gobierno está tratando de «reducir la dependencia del financiamiento externo».

Caputo brindó explicaciones ante la Comisión Bicameral de Control del Pago y Contratación de la Deuda, donde afirmó que el monto actualmente es de «320.000 millones de dólares» y confirmó que «el 75% está en moneda extranjera y el 70% es jurisdicción local».

«Hoy la deuda sobre PBI está en torno al 30%. Es deuda con el sector privado más organismos multilaterales y bilaterales. Esta es la deuda sujeta a refinanciamiento», afirmó el funcionario, quien anticipó que, de acuerdo con las metas de reducción del déficit, «el nivel de deuda sobre el producto va a llegar a 38 puntos».

Sostuvo que la Argentina va a «llegar a un nivel de deuda bajo con una macroeconomía ordenada», al tiempo que destacó que el país se está «financiando a las tasas más bajas de su historia» y que «el promedio de 2017 fue de 4,15%».

«Nosotros heredamos un déficit fiscal de aproximadamente 5 puntos y medio del PBI. Déficit primario, es decir, antes de pagar intereses de deuda, y tenemos que llegar a un equilibrio fiscal», sostuvo Caputo, al tiempo que indicó que eso es lo necesario para lograr una «macroeconomía ordenada».

Según explicó, al asumir Cambiemos el Gobierno se evaluó que «reducir 5 puntos y medio de déficit de golpe iba a tener un impacto en la gente de menos recursos» y por eso se decidió «llegar al equilibrio de manera gradual, que quiere decir reducirlo a razón de un punto del producto por año».

«Este gradualismo implica que durante todos estos años hay cierto déficit que hay que financiar», dijo el ministro al justificar la toma de deuda.

Al respecto, remarcó que lo que hizo al Gobierno inclinarse por «el camino del gradualismo» fue la posibilidad de acceder a «las tasas de financiamiento a los niveles más bajos de la historia» de la Argentina.

El titular de la cartera de Finanzas sostuvo que es «razonable» la preocupación en torno al endeudamiento porque «el tema del financiamiento terminó mal muchísimas veces» pero «esta vez va a ser distinto» y agregó: «Con lo que la gente tiene que preocuparse es con que nosotros cumplamos las metas de déficit. El financiamiento es el reflejo del déficit».

Durante la ronda de preguntas, el diputado del Frente para la Victoria y ex ministro de Economía Axel Kicillof, lo interrogó sobre «cuánta deuda se emitió» y agregó: «¿Desde que ustedes están cuál fue el crecimiento de la deuda neta? ¿Cuánto creció la deuda total en miles de millones de dólares?».

El diputado kirchnerista, que además es el secretario de la Comisión Bicameral, le preguntó a Caputo «qué riesgos ve» sobre la deuda tomada por el Estado, frente a un escenario internacional en el que hay «guerra de divisas y «dudas sobre la tasa de interés de Estados Unidos».

Caputo señaló que «en 2015, la deuda bruta subió en 80 mil millones de dólares y la neta en 64 mil», al tiempo que señaló que «dos de cada tres veces» que se emite se está «refinanciando deuda».

«Me preguntaba qué riesgos veo en el tema del financiamiento.Es una buena pregunta. El riesgo esencialmente es la dependencia externa. Tenemos que tratar de reducir la dependencia del financiamiento externo. Estamos tratando de corregir esto. No es algo que va a cambiar de un día para el otro», agregó.

Por otra parte, respondió a una pregunta del diputado oficialista Eduardo Amadeo respecto de la deuda por la estatización de YPF, a la que el legislador calificó como «desastrosa operación», en alusión a Kicillof.

Caputo señaló que está pendiente el litigio con Repsol tras haber perdido en primera instancia y advirtió que el conflicto podría «ascender a los 4.000 millones de dólares».

Fuente: Noticias Argentinas