vidal

 

 

La provincia de Buenos Aires encabeza nuevamente el ranking nacional de endeudamiento para 2016, con una toma de deuda de 16.300 millones de pesos y tres mil millones de dólares, casi la mitad de las emisiones realizadas este año por los Estados subnacionales.

El dato surge de un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), que advierte sobre una peligrosa combinación de déficits crecientes, incrementos de deudas en dólares y una intensificación de las ayudas nacionales.

Según las estimaciones de Cippec, de Buenos Aires emitió a octubre de este año (aún quedan sin contabilizar los últimos dos meses del año) Letras de Tesorería por 16.397 millones de pesos y Títulos Públicos por tres mil millones de dólares. Estas cifras explican casi la mitad del total de endeudamiento tomado por las provincias este año: 39.000 millones de pesos y siete mil millones de dólares.

De acuerdo a las estimaciones de Cippec, “el stock de deuda provincial, que rondaba los 256.000 millones de pesos a fines de 2015, se ha incrementado significativamente hasta alcanzar los 343.000 millones en el mes de julio”. De este modo, la deuda total rondará a fin de año aproximadamente el 29% de los recursos totales, revirtiendo la tendencia de caída de los últimos años, en los que se había registrado una caída de la relación endeudamiento-recursos.

El informe advierte además sobre un proceso de “redolarización” de las deudas provinciales, y señala que “mientras que en 2013 la deuda en moneda extranjera representó el 30% del total, en la actualidad ronda el 55%”. En ese marco, Buenos Aires, supera la media nacional, con un 66% de sus acreencias tomadas bajo la divisa estadounidense.

El centro de estudios advirtió que el proceso de mayor endeudamiento se da “en un marco legal y de gestión de la deuda pública precario, que hace muchos años funciona con amplios márgenes de discrecionalidad por parte del gobierno nacional”, que autoriza la toma de deuda con el “doble objetivo” de financiar los desequilibrios subnacionales -acotando los pedidos de fondos al tesoro nacional- y fortalecer las reservas internacionales.

Frente a este escenario, advierten que existe una “combinación preocupante” de mayores desequilibrios fiscales con creciente emisión de deuda en moneda extranjera cuyo destino -en muchos casos- es financiar gasto corriente.

También el informe marca que la deuda tomada tiene aún un “elevado costo financiero”, con una tasa promedio del 8,76% anual en dólares. También se advierte sobre una tendencia a la recomposición de la deuda, con un avance del sector privado (que tiene el 60% del total de obligaciones) frente al gobierno nacional (que mantiene un 25%).

Fuente DIB