bossioDe todas maneras y a pesar de esa afirmación, el diputado y referente del bloque Justicialista, admitió que el Partido Justicialista «está en una situación muy complicada».

El diputado y referente del bloque Justicialista Diego Bossio reconoció este domingo que tras la «cachetada» recibida en las últimas elecciones, el peronismo quedó preso de «internas muy fuertes» que configuran una «situación muy complicada», pero rescató que la Argentina «no dejó de ser culturalmente y en su idiosincrasia peronista».

«El peronismo está en una situación muy complicada pero no tengo dudas que la Argentina no dejó de ser culturalmente y en su idiosincrasia peronista», señaló en declaraciones a radio Belgrano.

En ese sentido, destacó que el justicialismo está en condiciones de dar pelea en las elecciones de medio término del año que viene, pero que para eso tendrá que ir resolviendo el problema de la acefalía que sufre el movimiento.

«En un peronismo que viene de una derrota electoral muy dura, donde se perdió en la Provincia de Buenos Aires y donde no surgen liderazgos claros de conducción de este espacio, evidentemente está todo en discusión y hay internas muy fuertes», admitió el exdirector de ANSES del kirchnerismo, quien sorprendió en febrero pasado cuando comandó la ruptura del bloque Frente para la Victoria en Diputados.

En un tiro por elevación al kirchnerismo que permanece leal a la expresidenta Cristina Kirchner, Bossio subrayó que «mientras algunos apuestan al fracaso», otros espacios como el bloque Justicialista y el Frente Renovador promueven el «diálogo con el Gobierno para que la Argentina «vaya resolviendo los problemas».