barrasLa ministra de Seguridad, Patricia Bullrich anunció hoy que va a terminar con los barras brava en el fútbol, para lo cual se pondrá en vigencia un sistema de identificación en las canchas, que con la presentación del DNI tendrá datos del portador y, simultáneamente, se envió un proyecto al Congreso para que los delitos que se cometan en los estadios sean de carácter penal.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich anunció hoy que va a terminar con los barras bravas en el fútbol, para lo cual se pondrá en vigencia un sistema de identificación en las canchas, que con la presentación del DNI tendrá datos del portador y, simultáneamente, se envió un proyecto al Congreso para que los delitos que se cometan en los estadios sean de carácter penal.

En una conferencia de prensa que ofreció esta tarde precisó que el nuevo sistema “es simple y claro: cualquier ciudadano que vaya a la cancha tiene el DNI; se lo pasa y se sabe –en tiempo real- si tiene pedido de captura y derecho de admisión”.

Explicó que “hasta ahora se controlaba solo el derecho de admisión que estaba en mano de los clubes; era un problema. La misa barra generaba ciertos aprietes, extorsión sobre los dirigentes porque decían: “…así que me pusiste en la lista…” Ahora van a tener que ir al Ministerio de seguridad. El control lo pone el Estado argentino, no el club”.

Bullrich precisó que el sistema de control comenzará en la ciudad de Buenos Aires y se extenderá a todo el país” y, al mismo tiempo, se envió al Congreso un proyecto de ley –en cuya elaboración no se consultó a ningún club- para que los delitos cometidos en un estadio tengan penas agravadas.

“Creemos que los delitos que se cometan en una cancha de fútbol generan una situación de enorme riesgo, frente a 60 o 70 mil personas” y en tal sentido recordó varios hechos graves, como el cometido en el estadio de River, en la “puerta 12” en el año 1968.

El proyecto de ley, que ya está en discusión en el Senado, también prevé penas para lo que ocurre en las cercanías de los estadios, con los cuida coches o “trapitos” y la reventa de entradas, en este caso también si se hace a través de internet.