En la mañana de ayer, allanaron un local donde se realizarían abortos clandestinos y entre las aprehendidas se encontraba, Mónica Moyano, la madre del Secretario de Salud del municipio, Ramiro Borzi, según consignó el diario local El Popular.

El allanamiento, que surgió a partir de una denuncia del año pasado, estuvo a cargo del fiscal,  Martín Pizzolo en colaboración con agentes de la comisaría Primera y de la Subdelegación Departamental de Investigaciones (Sub DDI).

Aparentemente, la acusación fue realizada por el padre de una joven que se habría practicado un aborto en ese lugar y, en consecuencia, se iniciaron las averiguaciones, que incluyeron desde escuchas telefónicas hasta tareas de inteligencia para detectar el ingreso y egreso de las personas.

En ese sentido, una mujer identificada como Mónica Raquel Moyano, de 53 años y madre del Secretario de Salud del Gobierno Municipal local, Ramiro Borzi, realizaría en ese lugar prácticas abortivas.

Las averiguaciones pretenden determinar el número de intervenciones que se habrían realizado en ese lugar, donde aún puede verse la placa del médico fallecido Norberto Borzi, esposo de Moyano. El consultorio en cuestión se encuentra ubicado sobre 25 de Mayo 2974, entre Dorrego y Belgrano.

De acuerdo a la información oficial, brindada desde la Policía Departamental Azul, durante el procedimiento se logró “establecer fehacientemente que se había realizado en el lugar la interrupción dolosa de al menos dos embarazos en curso”.

También informaron que estaban presentes uno de los hijos de la mujer, una enfermera, la hermana de una joven que se presupone en minutos concurriría al centro a realizarse un aborto y una mujer de 26 años quien confesó haberse practicado una interrupción de embarazo días atrás.

A la vez se afirmó que, además de Mónica Moyano de Borzi (que no es médica), fueron aprehendidas Paula Elizabeth Burgos, de 40 años y Ana María Leal, de 64 años de edad. Y a la vez, estuvo presente el obstetra y ginecólogo Oscar Briscioli.

También se conoció que durante el allanamiento, se encontraron diferentes elementos y medicación de uso habitual en este tipo de prácticas ilegales, entre ellas para efectuar el método de raspado de útero o “legrado”.

Así mismo, se secuestraron celulares, guardapolvos, barbijos y gorros, cajas metálicas con elementos quirúrgicos como pinzas, bujías, medicamentos, jeringas, algodón, pinzas, espéculos, etc.

Finalmente, el fiscal caratuló el caso como “Ejercicio ilegal de la medicina, abortos reiterados y aborto en grado de tentativa in fraganti delito”.

Foto: Claudio Martínez