El presidente de la Sociedad Rural de 25 de Mayo, David Seguismondi, cuestionó fuertemente la implementación, por parte del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, de la Ley de Abastecimiento al Trigo, una norma que data del año 1974.

Seguismondi hizo historia con relación a este tema del cual hoy la comunidad se hace eco porque “a todos nos duele pagar 18 o 20 pesos un kilo de pan, en el país de la harina”. Pero acá hay que contar “una realidad que comienza hace cinco años atrás, cuando comenzaron las políticas agropecuarias erróneas del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, avaladas por la presidente Cristina Fernández, decisiones que perjudicaron a todo el sector productivo del país”, dijo. Además contó que la gente “sembraba trigo y no sabía a quién vendérselo, en el sudoeste se usaba para el forraje de los animales, porque no convenía ni siquiera pagar el flete”.

Explicó que “al estar cerrada la exportación y tener el grado de retención que tiene el trigo, no convenía cultivar por el alto gasto en insumos que conlleva la siembra; es así que durante cinco años el productor fue manipulado el cultivo y la superficie de siembra del trigo fue la más baja de los últimos 70 años, siendo Argentina unos de los principales países en la producción de este cereal”.

Lamentablemente “tenemos el problema de la harina cara porque el trigo se está pagando a un valor exorbitante, pero esto se debe a las políticas desacertadas del Gobierno Nacional”. Querer aplicar la Ley de Abastecimiento al Trigo “es una payasada más de las que hace Moreno, quien sabe que el trigo no lo tiene la mayoría de los productores, sino que lo almacenan algunos pocos acopios o los grandes exportadores quienes fueron los que se hicieron el negocio años atrás quedándose con 30 dólares por tonelada que el productor dejó de percibir”.

El productor ante todo ese contexto “tuvo que diversificar su producción cambiando por cebada y otros negocios más atractivos, llegando a la soja”, dijo el dirigente gremial.

El año pasado “muchos se fueron a la siembra de cebada, pero lo hicieron acobardados de perder plata, porque el costo del trigo salía 4000 kilos por hectárea y nosotros sabemos que en nuestra zona de pampa húmeda no da esa medida, sino mucho menos. Por lo tanto es un negocio con el cual se perdía plata. Hoy lamentablemente hay algunos pocos que tienen trigo y lo hacen valer. Pero no son los productores, son exportadores o molinos”.

Manifestó que “ésta es una resultante más de la política agropecuaria impulsada por el gobierno en los últimos años. Es una pena que en el país del trigo no se siembre trigo y que el pan tenga que valer 20 pesos”, sostuvo.
Por otra pronosticó que “corremos el riesgo de no tener, éste año, la producción de trigo que el Gobierno espera. Porque lo que se ha sembrado es muy poco y nada”.

Al referirse a la economía del país dijo que “no está manejada por personas competentes. Porque en la Argentina no hay que empujar al productor agropecuario para que trabaje, dado que si se le inunda un campo sale y al año siguiente vuelve a sembrar”.

Si hubiese un acompañamiento al sector “el país se vería favorecido, porque si en vez de producir 8 toneladas se produjeran 20, el gobierno se vería beneficiado porque tendría un saldo exportable amplio y eso le dejaría tener más dólares.  Pero lamentablemente tenemos funcionarios ineptos que no favorece a la gente humilde, quienes van a sufrir este contexto, y no benefician al país, que va a perder el mercado de Brasil, quien era el principal comprador de trigo. Lo mismo pasa con la carne”, dijo.

Y agregó que “siguen con la estupidez de controlar los precios y el combustible aumentó en tres meses el 15% y la mercadería en el mismo plazo sufrió un incremento del 25%. Son cosas que no dan resultado y nunca dieron efecto, pero ellos insisten”.