El candidato a senador del Frente Justicialista, Florencio Randazzo, reunirá el sábado a dirigentes y postulantes de su espacio con el objetivo de detener la sangría que se inició esta semana a raíz de los malos resultados de las PASO, y de contener a los descontentos, sobre todo intendentes, que amenazan con rebelarse.

En el plenario, que se desarrollará en un hotel del centro porteño, se realizará un análisis del resultado de las elecciones y se delinearán estrategias para octubre, sobre todo teniendo en cuenta la difícil situación en la que quedó el espacio tras las PASO, en las que obtuvo apenas el 5,9% de los votos.

Como contó DIB días atrás, un grupo de intendentes presionan a Randazzo para que baje su postulación con el objetivo de mejorar las chances de la candidata de Unidad Ciudadana, Cristina Fernández. “Si lo que se juega en octubre es el ‘tercer senador’, sin dudas tiene que ser Jorge Taiana”, aseguran.

No obstante, cerca de Randazzo prometen que “no va a haber cambios” respecto de la línea de campaña del Frente Justicialista. Y ya no cuentan entre sus filas a los “díscolos”, de quienes creen que van a repartir la boleta cortada para mejorar su propia performance.

En el campamento randazzista hacen cuentas: de los 12 intendentes que tenían en junio, dos se fueron antes del cierre de listas (Alfredo Fisher de Laprida y Marcelo Santillán, de Laprida); otros dos prácticamente no intervinieron en la campaña (Juan Zabaleta de Hurlingham y Walter Torchio de Carlos Casares) y dos más se rebelaron tras las PASO y están afuera (Ricardo Alessandro, de Salto, y Ricardo Casi, de Colón).

Cerca del chivilcoyano creen que los votos obtenidos en las PASO forman parte de una suerte de “núcleo duro”: “Votaron a Florencio aun sabiendo que iba a perder, ¿por qué cambiarían ahora?”, razonan. No obstante, reconocen que, si hay fuga, provendrá del lado del kirchnerismo.

La apuesta, en este escenario, es “fidelizar” los votos obtenidos y levantar la puntería en aquellas secciones en las que se pueda pelear por un cargo electivo. Según las cuentas que hacen, están cerca del piso en la Tercera sección (encabeza “Chino” Navarro) y la Sexta, y en total podrían sumar tres diputados en la Legislatura, pero solo si mejoran la performance.

A nivel nacional, en tanto, el 5,9% obtenido en las PASO les daría dos diputados (“Bali” Bucca y Juan Manuel Abal Medina), pero están más cerca de perder uno que de sumar un tercero. El énfasis estará puesto, entonces, en contener votantes.

En este marco, un tema que preocupa al randazzismo son los fiscales: creen que, tras los resultados de las PASO, muchos de los que se presentaron voluntariamente a controlar los comicios van a desistir en octubre.

 

Fuente: dib.com.ar