El senador nacional y ex presidente Carlos Menem y su ex esposa Zulema Yoma deberán someterse a sendas extracciones de sangre para el cotejo de sus ADN con el de los restos sepultados en la tumba de Carlos Menem hijo, en el cementerio islámico de La Tablada. Así lo informaron hoy a DyN fuentes judiciales y precisaron que Menem y Yoma están convocados para el martes 16 de mayo en oficinas del Poder Judicial ubicadas en la calle porteña Lavalle al 1400, de la Ciudad de Buenos Aires. Luego, el miércoles 31, los restos sepultados en la tumba de Carlos Menem hijo, fallecido en 1995 cuando cayó a tierra el helicóptero que piloteaba, serán exhumados para confirmar si efectivamente se trata del primogénito del ex presidente.

Las diligencias fueron dispuestas por el juez federal de San Nicolás, Carlos Villafuerte Ruzo, en la causa que apunta a establecer si los restos sepultados como pertenecientes a Menem Junior son efectivamente los suyos o fueron total o parcialmente cambiados, tal como sostienen versiones incorporadas a la añeja causa.

El hijo de Menem murió el 15 de marzo de 1995 al caer el helicóptero que piloteaba a metros de la ruta 9, en jurisdicción del partido bonaerense de Ramallo, junto a su acompañante, el piloto de autos Silvio Oltra, con quien se dirigía a una carrera de TC 2000 en Rosario. El magistrado dispuso «un estudio de tipificación de polimorfismo de ADN», que será comparado con restos insepultos de Menem Junior, con el cadáver y también, eventualmente, con muestras de sus padres.

Hace una década el magistrado había tomado muestras cadavéricas que concluyeron que efectivamente el occiso sepultado era el hijo del ex matrimonio presidencial. Pero la medida apunta a profundizar esa investigación, ya que se analizarán todos los huesos para determinar si alguno de ellos pudo haber sido suplantado por el de otra persona.
Zulema Yoma, y ahora su ex esposo, Carlos Menem, sostienen que el siniestro aéreo en el que murió el hijo de ambos fue un «atentado».

La mujer, incluso, asegura que el cadáver de su hijo fue profanado y sospecha que el cráneo enterrado en el cementerio pertenece a otra persona. Lo sostuvo como parte de una supuesta conspiración contra su ex marido, enmarcada en un conflicto de intereses internacionales y posturas del entonces gobierno de Menem. Villafuerte Ruzo había archivado el expediente por considerar que se trató de un accidente aéreo, pero debió reabrirlo en 2012 por el pedido de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de realizar una nueva autopsia y un nuevo estudio de ADN.

Fuente: Agencia de Diarios y Noticias (DyN)