El lunes, en el interior del nuevo edificio de la Escuela Especial Nº 501 de General Alvear, se realizó un acto en el que fueron entregadas las llaves para la utilización de las nuevas instalaciones.

La entrega fue efectuada por el Inspector de la Dirección de Infraestructura, Raúl Turdó, al presidente del Consejo Escolar de la ciudad, Miguel Baroncini.

La ceremonia contó con la presencia del Intendente Municipal Gustavo Marcos, las inspectoras de las distintas áreas de la educación, el secretario de Gobierno Jorge Mollica, consejeros escolares y autoridades de la Escuela Especial N° 501, entre ellas su directora Mercedes Mangudo.

Cabe mencionar que las instalaciones que están listas para ser utilizadas corresponden a la primera de dos etapas de la obra de construcción del nuevo edificio, ubicado sobre la avenida 25 de Mayo entre Mármol y Roque Pérez.

Lo que fue habilitado, luego de varios años de problemas e interrupciones en su proceso, son dos aulas dotadas con las comodidades necesarias para los niños con capacidades diferentes, baños para alumnos con impedimentos físicos, áreas para dirección y secretarías, y una cocina.

Tanto desde el Ejecutivo Municipal como desde el Consejo Escolar manifestaron que la intención es que esta primera etapa de la obra no quede cerrada sino que la Escuela Especial comience a utilizarla. Desde la institución, dijeron que no se trasladarán hasta que la obra esté concluida en su totalidad ya que las aulas no son suficientes para albergar a todos sus estudiantes, ni poseen comedor para brindar desayunos, almuerzos y meriendas diarios, entre otros impedimentos.

Esta segunda etapa aún no está siquiera licitada, por lo que los plazos podrían ser muy extensos.