En el espacio del ex Supermercado Suma comenzó, hace aproximadamente dos semanas, el arduo trabajo que les queda hasta la llegada de los carnavales a las diferentes comparsas de la ciudad.

Junto al equipo de artistas plásticos y diseñadores liderado por Omar “Chirola” Gasparini, los diferentes barrios de la ciudad, están trabajando en la realización de vestuarios, máscaras y muñecos que serán presentados en la fiesta popular en el mes de febrero.

En el caso de la comparsa “Reina Mora” del barrio Pedro Burgos, empezaron a trabajar desde julio en la confección de los trajes, ya que estos requieren de mucho trabajo. Alfonsina, una de las integrantes de la familia Céspedes, de origen boliviano, comentó que “la intención es que todos los chicos tengan los mismos trajes. Ya que si los mandamos a hacer a las casas, muchos tendrán trajes más modestos y otros más lindos. Nosotros buscamos que todos esa noche se sientan protagonistas e iguales a los demás”.

Consultada acerca del surgimiento de “Reina Mora”, la hermana de Alfonsina aclaró que “los chicos en el barrio se pusieron a tocar con tarros y nosotros quisimos organizarlos. A partir de que mi padre tuvo un ACV, el quedó bastante mal, pero lo que recordaba y le hacía bien, era ver y escuchar los carnavales bolivianos. Entonces nosotros, como una forma de darle una alegría, le transmitimos al barrio la cultura de nuestro origen y se engancharon”. De esta forma surgió la comparsa “Reina Mora”, que trata de reproducir a una boliviana de Oruro, siempre fusionándola con lo argentino, ya que es el origen de la mayoría de sus integrantes.

Así es como según sus propias palabras, “nadie se esperaba que una comparsa tan grande y de calidad salga de un barrio tan marginado”. Sin embargo, el trabajo intenso de padres y niños del barrio ha llegado a resultados muy buenos, que se ven a simple vista. “Más allá de los premios, nuestra mayor alegría es ver a la gente entusiasmada y trabajando. Mucha gente conoció el carnaval por nosotros, ellos no salían del barrio”, agregó.

Con el asesoramiento del grupo de trabajo de Omar “Chirola” Gasparini, a quien están sumamente agradecidos y del que dicen haber aprendido mucho, los miembros de la comparsa están trabajando arduamente en la confección de máscaras de varios tamaños y formas. “Nosotros con cada personaje que representamos queremos transmitir algo, no es actuar por actuar”, señalan. Así es como cuentan que se representan el bien y el mal, que bailan para el dios, para recibir su bendición, tal como ocurre en los carnavales de Oruro.

“El carnaval está logrando cada vez más calidad”, afirmaron los chicos de Reina Mora y esto se debe en muchos casos a las ganas de hacerlo y a la ayuda recibida por parte de gente especializada, además de la facilitación de materiales y telas para los trajes.

Por todo esto, desde el área de Cultura se señala que “este año, como se viene trabajando, vamos por un carnaval en el que toda la familia disfrute de una fiesta popular con paz y alegría, donde participen todos los barrios y todos sientan que tienen un lugar en esta fiesta que cada año busca ser más grande y de mayor calidad”.