El Programa “Comunidades sin Violencias” busca fortalecer los abordajes contra las violencias por razones de género en los 135 municipios, a la vez que apunta a trabajar sobre el diseño institucional de cada espacio para la gestión y el desarrollo local de políticas de género.

El mismo cuenta con tres líneas de trabajo; fortalecer los equipos locales de cada municipio; construir o remodelar infraestructura para ampliar la Red de Hogares de Protección Integral que albergan a mujeres y familias en situación de violencia; y desarrollar vías de acceso al trabajo para mujeres y LGTBI+, en articulación con las escuelas de formación en oficios.

Particularmente en Bolívar, el Gobierno Municipal cuenta con espacios interdisciplinarios de abordaje y teniendo en cuenta el diagnóstico local, se optó por la creación de una Casa Abierta. El lugar permitirá abordar situaciones de bajo riesgo y por un tiempo más prolongado que en el Hogar de Protección, espacio con el que ya cuenta Bolívar.

“Es fundamental contar con una Casa Abierta para el camino de salida de las violencias, que como sabemos necesita un abordaje integral que se ocupe tanto de lo educativo, como de lo laboral, recreativo y formativo y a eso apunta el trabajo que vamos a llevar adelante acompañado por el equipo interdisciplinario con el que contamos”, explicó Zanassi.

La Casa Abierta contaría con tres alas una de alojamiento, una de oficinas y un espacio común donde está previsto que se desarrollen actividades recreativas, productivas y formativas. “Este dispositivo viene a solucionar la necesidad de contar con un espacio físico, para que las mujeres que se alojen y las que articulan desde la Dirección, puedan participar de todas las actividades que se propongan a través de los programas nacionales y provinciales”, sostuvo la Directora de DD.HH.

La Dirección de Derechos Humanos trabajó en este proyecto de manera articulada con la Dirección de Viviendas, con la Secretaria de Gobierno y la Secretaria de Legal y Técnica. Es importante mencionar que el Programa Comunidades Sin Violencias se renueva anualmente, es decir, que el próximo año el equipo interdisciplinario de la dependencia municipal tendrá que volver a evaluar las necesidades locales para poder ejecutar diferentes proyectos.