El evento se llevó a cabo a fines de marzo y los invitados no tenían tapabocas ni distancia social.  Investigan si esa celebración fue «culpable» del incremento de positivos de Covid-19 en la localidad bonaerense.

Con una crisis sanitaria decretada Lu Maestre y Lucas Moriones decidieron dar el SI en medio de la segunda ola de Covid – 19 que afronta la provincia de Buenos Aires. La ceremonia tuvo lugar en una estancia “San Rafael”,  a pocos kilómetros de Bolívar, cuyo propietario es Raúl Pedro Maestre, Vocal titular del Centro de Corredores y Agentes de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, Integrante de AAPROTRIGO y padre de la novia.

Sin ningún protocolo más de 40 personas asistieron al casamiento de la hija de Raúl Pedro Maestre donde ninguno de los invitados, por más que fue al aire libre, cumplió con las consignas sanitarias que se están implementando para evitar más contagios de los que hay en la provincia.

El hecho en sí dispara varias cuestiones: deberá ser motivo de profunda investigación pues justo después del festejo se detectaron en Bolívar varios casos de Covid-19 originados por la cepa británica, un dato confirmado por estudios complementados entre el Laboratorio de Bolívar y el metropolitano Hospital Gutiérrez. Veamos.

Lo ocurrido en tierras del conocido empresario Maestre es una posibilidad absolutamente fundamentada y que deberá investigarse a fondo por la justicia ya que el episodio se da justo cuando en Bolívar se concentra en un vigoroso empeño del personal de salud para hacer frente a la segunda ola del coronavirus que tiene en jaque a numerosos vecinos que luchan por su vida.

En la localidad se comenzó a investigar si fue el centro de contagio de los varios casos de coronavirus de la cepa británica que se detectaron en la ciudad por los estudios realizados entre el Laboratorio de Bolívar y el hospital Gutiérrez.

El hecho de estar –por esos días- en una fase de restricciones que no ameritaba controles de ingreso y egreso al partido de Bolívar, facilitó la llegada de los visitantes a la juerga llevada a cabo en la ostentosa morada rural adyacente a Paula.  

Las consecuencias de tal hecho y acto podría ser penada a partir del Artículo 202 del Código Penal que aclara: “Será reprimido con reclusión o prisión de tres a quince años, el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas”.

Por ello, la Justicia, y al contar con el presente disparador periodístico, debería de actuar de oficio. Inmediatamente.

Lo ocurrido es un atropello a la vida y una afrenta al denuedo de gobernantes y vecinos que minuto a minuto depositan su energía en conjurar la tamaña tragedia del coronavirus. Urge el comienzo de una investigación exhaustiva

¿QUIÉN ES EL RAÚL PEDRO MAESTRE?

Maestre es Vocal titular del Centro de Corredores y Agentes de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires e   integrante de AAPROTRIGO, un nicho agropecuario  que desde 1996 promueven, entre otras, a agregar valor a la producción triguera argentina. Raúl, un defensor acérrimo de los empresarios agrícolas bonaerenses que públicamente se encuentra en contra de medidas adoptadas por organismos de control para el sector – https://campototalweb.com.ar/5918/. Dato curioso, porque infringió los protocolos dispuestos por la Provincia para evitar la propagación del Covid – 19 exponiendo a toda una localidad. ¿Dónde se aplica la  burocracia ahora?