El líder de la CGT opositora adelantó que los sindicatos que responden a su conducción no cerrarán acuerdos que provoquen una pérdida del poder adquisitivo. Pronosticó una huelga nacional masiva el 10 de abril.

«El aumento no puede ser inferior al 32, 33 por ciento. Firmar debajo de esos porcentajes es quitarle poder adquisitivo al salario. Los dirigentes gremiales tienen que pelear por sus trabajadores», declaró Moyano en diálogo con Oscar González Oro en radio La Red.

De ese modo el jefe sindical aludió a los acuerdos que negocian los sindicatos en mesas paritarias. Dijo que la inflación superó «ampliamente» el 30% en los últimos meses. Y si se toma el cálculo anual está por encima del 35%.

Camioneros, el gremio de Moyano, firmó el año pasado un convenio colectivo que preveía aumentos de 26%, escalonado en tres cuotas (13% en julio, 7% en noviembre y 6% en marzo). Recién a mediados de año se sentará a negociar la nueva pauta salarial con los empresarios del sector.

Además, Moyano vaticinó que el paro general del 10 de abril será masivo. Ese día protagonizará una medida de fuerza junto a sectores liderados por el gastronómico Luis Barrionuevo y el secretario general de la CTA opositora, Pablo Micheli.