En conmemoración del Día de la Memoria, el Museo de Arte López Claro inaugurará la muestra “Represión en la Cultura”, el domingo 24 de marzo a las 19.30.

La misma forma parte de las muestras itinerantes organizadas por el Museo de Arte y Memoria de La Plata.

Ya mucho antes del 24 de marzo de 1976, se sabía que la lucha en el terreno cultural era un problema central para cualquier dictadura, y que a sus efectos, le resultaba necesario desarrollar una estrategia en este campo. Sobre esto último, intenta dar cuenta la exhibición permanente de tapas de discos. Una interesante propuesta visual, que logra poner en conocimiento la pedagogía del censor y su compleja estructura de control, alternando el arte de tapa de discos -acusados de ser difusores de ideología marxista- con informes especiales emitidos y archivados por la secretaria de inteligencia del Estado. Desde la música de Rodolfo Mederos, pasando por Quilapayun, Los Olimareños, Cafrune, Viglietti y Mercedes Sosa, hasta cancioneros populares prohibidos como los del chileno Víctor Jara entre otros, supieron sobrevivir a un proyecto de desaparición metódica de imágenes, discursos, símbolos y tradiciones.

La cultura ha sido y será el medio más apto para infiltración de ideologías extremistas”. Estas palabras del subsecretario de Cultura de la Provincia en mayo de 1976, expresaban crudamente lo que luego se traduciría en persecución, prohibiciones y detenciones, que pondrían fin a una época en la que la vida cultural estaba marcada por el espíritu cuestionador y transformador de todo lo existente.

Los fragmentos de documentos seleccionados para esta muestra, reproducen las canciones, analiza los libros y señala a los autores considerados por el gobierno militar como “disolventes” para la sociedad argentina y el accionar de las fuerzas represivas respondiendo a ese mandato.

Así, son víctimas de la censura los autores del llamado “nuevo cancionero latinoamericano”: César Isella, Mercedes Sosa, Horacio Guarany, Víctor Jara, Quilapayún, Alfredo Zitarrosa, Daniel Viglietti, y los Olimareños, entre otros. Desde esta mirada, el “enemigo interno”, se “agazapaba” entre las letras y las músicas.

Los documentos expuestos pertenecen a los Legajos número 17.743 y 12.249.

Se invita a toda la comunidad a acompañar en esta significativa presentación.