La Dirección de Control Urbano y Seguridad informó que desde el área de Bromatología se están intensificando las inspecciones en los diferentes comercios de la localidad para garantizar la calidad de los alimentos.

En este sentido, el titular de la dependencia Mauro Grandicelli relató que “el viernes pasado se realizó un operativo de control bromatológico en un supermercado de la zona del Hospital, en donde se registraron algunas irregularidades que fueron motivo de infracción”.

Al respecto, detalló que se procedió al secuestro de entre 150 y 170 kilos de lácteos por interrupción de la cadena de frío.

“Acrecentaremos estas tareas porque en este caso se trata de alimentos fundamentalmente destinados a los niños, porque eran yogures, flanes y quesos”-expresó el funcionario municipal.

Más adelante, destacó que “pretendemos cambiar la filosofía de trabajo del área de Bromatología, realizar controles más rígidos y emprender la misma política que hemos aplicado en el sector administrativo, de licencias y de control de tránsito que tan buenos resultados está dando y tiene tan buena recepción por parte de la ciudadanía”.

Este refuerzo en los controles, tanto en las inspecciones de tránsito como en el área de bromatología, fueron posibles gracias a la reestructuración de dicha dirección, que en poco tiempo dio respuestas concretas a los vecinos.