El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación se reunió con más de 30 intendentes de la provincia de Buenos Aires para analizar la situación agrícola, ganadera y agroindustrial en cada una de las zonas y la continuidad de las políticas en materia productiva para este año. “Fue una reunión para conocer más el territorio y hacer hincapié en el trabajo a desarrollar en materia agropecuaria”, indicó Yauhar.

En este aspecto, el Ministro destacó que “este tipo de encuentro es fundamental, no solo para dar continuidad a la agenda productiva de trabajo con los intendentes, sino por la necesidad de seguir fortaleciendo el proyecto político que está llevando adelante la presidenta Cristina Fernández de Kirchner”. El objetivo del encuentro fue intercambiar información sobre la realidad productiva de cada uno de los distritos, la coyuntura local y las políticas que el Ministerio lleva adelante para el desarrollo de las economías urbanas y periurbanas. “El gobierno nacional trabaja para el crecimiento de los productores de la Argentina”, afirmó Yauhar, quien estuvo acompañado por el Secretario de Coordinación Político Institucional y Emergencia Agropecuaria, Haroldo Lebed, y el subsecretario de Coordinación Institucional, Gustavo Álvarez.

Luego del encuentro, los intendentes remarcaron “el apoyo constante desde la cartera agropecuaria nacional y del ministro Yauhar para el desarrollo de las economías locales, así como también en la implementación de Programas que se desarrollan en conjunto”. Allí, los jefes municipales estuvieron acompañados por el secretario general de la Juventud Peronista Bonaerense, José Ottavis y el secretario administrativo del Senado, Juan Zabaleta. Entre distintos puntos, la agenda de trabajo incluyó el repaso de la actividad agropecuaria y de la agroindustria, las nuevas herramientas puestas a disposición por el MAGyP para los municipios, la posibilidad de transferencia de tecnología y conocimiento, y la concreción de ferias locales (como la que se realizó el viernes pasado en la Plaza de los Dos Congresos), para permitir a los productores vender sus productos en forma directa, sin intermediarios, y a los consumidores comprarlos a precios menores que en las góndolas de los grandes supermercados. Asimismo, se trabajó sobre las distintas herramientas de financiamiento para el desarrollo de las economías urbanas y periurbanas, con las que cuenta la cartera agropecuaria; el monotributo social, que permite la inscripción y el blanqueo de los productores; el Programa de desarrollo de la fruticultura, horticultura e invernaderos; y el saneamiento de frigoríficos y mataderos municipales, entre otros aspectos.