Una nueva negociación entre los gremios docentes bonaerenses y el gobierno volvió a fracasar, con lo cual seguirán los paros en la Provincia hasta que haya una nueva oferta salarial superadora.

Tras cumplir el séptimo día de huelga, tanto la Federación de Educadores Bonaerenses como Suteba, ratificaron que seguirán con las medidas de fuerza, al rechazar un aumento del 30,9%.

En tanto, el gobierno de Daniel Scioli pidió a los maestros que «inicen el ciclo lectivo» y adelantó que debatirán un proyecto de ley en la Legislatura provincial para declarar a la educación «servicio esencial» y de esta manera limitar las huelgas.

El dirigente gremial Roberto Baradel aseguró que «esta lucha continúa y va a continuar todo lo que sea necesario, porque este conflicto no se resuelve con conciliación obligatoria, con descuentos de los días de paro o con autoritarismo, se resuelve haciendo una propuesta salarial digna».

Por su parte, Mirta Petrocini ratificó la continuidad de la medida y anticipó que realizarán una movilización para exigirle al gobierno «poner a la educaión pública como prioridad» y «destrabar este conflicto con docentes bien pagos y escuelas en condiciones».

En tanto, el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, reclamo a los gremios «que acaten la conciliación obligatoria y comiencen las clases para volver a sentarnos en paritarias».