El Concejo Deliberante de Azul aprobó la creación de una comisión investigadora para analizar una serie de presuntas irregularidades cometidas por el intendente local, José Inza.

Tras casi dos horas de debate, el deliberativo local aprobó por 13 votos a 1 la propuesta de la oposición para investigar una serie de presuntas irregularidades administrativas, entre las que se cuentan la demora para enviar documentación oficial; la liquidación y el pago de horas extras a agentes municipales; el pago de módulos adicionales a funcionarios políticos y la licitación irregular de una obra en la que murieron dos obreros de la construcción.

Como se especulaba, el oficialismo local acompañó la propuesta, y ahora la comisión tendrá 30 días hábiles para evaluar las acusaciones y considerar si existen pruebas suficientes para suspender y posteriormente destituir al jefe comunal.

La creación de la comisión fue alentada la semana pasada tras la fallida interpelación al intendente, quien ante el requerimiento del Concejo Deliberante definió enviar a su secretario de Gobierno, Mario Grandicelli. En ese momento, el funcionario aclaró, entre otras cuestiones, que “el Intendente no interviene en la instrumentación de los decretos, sí en la rúbrica” y que “no forma parte de la liquidación de horas extras”.