El camino a las elecciones generales del candidato a intendente de Cambiemos en Bolívar Juan Carlos Morán es sinuoso. Intenta contener los votos de su oponente en la interna, pero tampoco le alcanzaría: debe esperar que, además, el postulante del Frente de Todos retroceda en apoyo, cosa poco probable en virtud de la ola que genera el triunfo peronista en los niveles nacional y bonaerense. El candidato cambiemita lucha además con el chaleco de plomo en que se convirtió Mauricio Macri, a quien responde.

Morán lleva 30 años viviendo de la política, ocupando diversos cargos. Ingresó a la política como concejal de la UCR en 1994 y seis años después, en 2000, terminó involucrado en un confuso episodio, durante el secuestro de un delegado radical que –supuestamente- se llevó adelante para torcer la votación por la presidencia del comité de la Juventud Radical.

Unos años después, se convirtió en diputado provincial por el mismo partido (2003-2007). Ese año, para la finalización del mandato presidencial de Néstor Kirchner, se fue detrás de la hoy diputada Elisa Carrió, líder de la Coacilción Cívica. Ese acercamiento le permitió dar el salto a una banca en la Cámara de Diputados de la Nación. En 2011, fue candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires.
Su relación con Carrió se terminó a principios de 2015, cuando la dirigente salió a despegarse: “No tiene ninguna relación conmigo ni con la Coalición Cívica ARI”, dijo Carrió en ese momento en alusión a Morán y la gente que lo secundaba. En ese momento, Morán venía de reunirse con Macri.

En 2015 pasó a ocupar el cargo de Director Nacional del Ministerio del Interior, lugar que dejó en 2016 para convertirse en Subsecretario del Interior. Actualmente, se desempeña en ese cargo, como pieza clave del gobierno de Macri, mientras intenta convertirse en el intendente de Bolívar.

Morán le ganó la interna de Cambiemos de forma ajustada a José Gabriel Erreca. En las PASO sacó 5.963 votos. Sumados los de ambos postulantes, Cambiemos alcanzó la suma de 10.124, el 45,63%. Marcos Pisano, actual intendente que busca la reelección y único candidato por el Frente de Todos, cosechó 10.990 votos, 49,54 por ciento.

Morán tiene que recortar esa diferencia. Pero antes, debe preocuparse por que no se le dispersen los votos de Erreca. La figura de Macri, golpeada por la brutal crisis que empujó a más del 32% de la población bajo la línea de pobreza.